Clima Monterrey N. L. México

El Tiempo en Monterrey

viernes, 19 de diciembre de 2008

Yo de Santa Claus


Lo prometido es deuda, pongo en este espacio mi participación como Santa Claus en una clínica de rehabilitación donde está mi hija Ada Lissette, fue una gran experiencia, algunos niños lloraban por miedo a Santa, otros se quedaron llorando porque se tuvo que ir Santa, pero las caras felices de niños y padres no se borrarán de mi memoria nunca.

Les dejo el mensaje que leí:

Les anuncio una gran alegría......

“Hoy, en la ciudad de David, ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor”.
Escucha de nuevo las palabras del ángel a los pastores y revive aquella noche santa, la Noche de Belén, cuando el Hijo de Dios se ha hecho hombre, ha naciendo en una humilde gruta, ha puesto su morada entre nosotros.


Entremos con los pastores en la choza de Belén, bajo la mirada amorosa de María, testigo silencioso del prodigioso nacimiento. Que Ella nos ayude a vivir una buena Navidad; que nos enseñe a guardar en el corazón el misterio de Dios, que se ha hecho hombre por nosotros; que nos guíe para dar al mundo testimonio de su verdad, de su amor y de su paz.


Feliz Navidad, y que la paz de Cristo que sobrepasa todo entendimiento reine en vuestros corazones, en sus familias y en todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

¡FELIZ NAVIDAD!

jueves, 11 de diciembre de 2008

Historia de Santa Claus

SANTA CLAUS
La tradición navideña de San Nicolás o Santa Claus tiene una importancia muy peculiar, a pesar de ser un evento que no se origina en los textos evangélicos, es sin duda la tradición más festejada en la actualidad.¿Pero quién fue en realidad Santa Claus o Papá Noel?En prime lugar hay que decir que su existencia no está atestiguada por ningún documento histórico, lo cual no significa que su figura sea sólo una leyenda. Es muy posible que haya sido un sacerdote de la ciudad de Mira en el siglo IV, es muy probable también que haya nacido en Patra, región portuaria que actualmente se llama Kalamaki en Turquía y según cuenta la tradición viajó por Palestina y Egipto.Otras versiones revelan que San Nicolás provenía de una familia que lo dejó en posesión de una gran fortuna y una esmerada educación, en poco tiempo llega a ser obispo de Mira, donde de acuerdo a ciertas suposiciones permisibles, se dedica a impartir justicia.Fuera de estos datos de los que se puede tener relativa seguridad, la vida de San Nicolás se nos presente envuelta en leyendas, por ejemplo el relato más antiguo se refiere a que San Nicolás impide la ejecución de tres oficiales condenados a muerte haciéndose presente en un sueño del emperador Constantino.Otro hecho que se le adjudica, el más conocido, es el que se refiere a la forma en que salva la honra de tres hermanas. Estas jóvenes eran hijas de un hombre que había perdido todo su dinero, la ruina lo obliga a considerar la posibilidad de vender a una de sus hijas para tener dote para casar a las dos restantes. Sin embargo antes de que suceda San Nicolás se entera y decide impedirlo. Para tal fin durante tres noches se acerca a la habitación donde duermen las jóvenes y arroja una bolsa de oro cada vez, con esto las salva del peligro.El echo es que sus leyendas se difunden y multiplican rápidamente y poco antes de su muerte ya se le consideraba un santo entre la gente que proclamaba sus milagros.Su inclusión en las festividades del nacimiento fue un hecho tardío y paulatinamente adoptado. Su conmemoración se efectuaba en muchos países alrededor del 6 de diciembre, día de su muerte. Pero como se le recordaba como una persona obsequiosa y como patrono de los niños, pronto su fiesta se convierte en un día en que se intercambian regalos, sobre todo entre los niños.Es posible suponer que esta celebración, por la cercanía con la Navidad y por su semejanza con la festividad en la que los Reyes Magos llevan regalos al Mesías, se vincula con las festividades navideñas. En todo caso, esta sensación de concordia que despierta el culto a san Nicolás se adecua muy bien al espíritu de fraternidad que supone el nacimiento de Jesús.Es en estás circunstancias que, hacia el siglo XIV, los holandeses convierten a san Nicolás en el “padre” de la navidad: en los pueblos de Holanda los niños salen a la calle la noche del 5 de diciembre, en vísperas de celebrar el día del santo patrono, los mayores emulan el espíritu dadivoso de San Nicolás y les ofrecen obsequios.Es cuando el obispo de Mira deja de llamarse san Nicolás y se convierte en “Sinter Claes”. Durante la Reforma Protestante se prohíbe su culto, los holandeses inmigrantes que pasan al Nuevo Mundo llevan esta tradición a Nueva Ámsterdam, hoy Nueva York. Para entonces Santa Claus ya es prácticamente tal y como lo conocemos hoy: un hombre bonachón, vestido con un atuendo rojo, barba blanca y que viaja o vuela en trineo tirado por renos.A San Nicolás se le puede recordar en varias fechas: 6 de diciembre en Holanda o el 24 de diciembre en América, se le llama de muchas formas: Santa Claus en español, Pere Noel en francés, Nikolaus en alemán, Sinter Claes en holandés, Babbo Natale en italiano, Agios Basilios en griego o Noel Baba en turco, pero siempre evoca la figura de un hombre caritativo, anciano, jovial y dispuesto a dar algo. Esto ha sido empleado para asociarlo con el nacimiento de El Salvador.